Seis mitos sobre la salud de nuestros dientes

Seis mitos sobre la salud de nuestros dientes

presentacionSegún una encuesta de la Hispanic Dental Association de Estados Unidos, éstos son los seis mitos sobre la salud oral más comunes:

1. Mito: Cepillarse es más importante que usar el hilo dental.
Realidad: Cepillarse, al igual que usar el hilo dental y el enjuague bucal, tienen la misma importancia en el logro de una rutina efectiva para el cuidado de la salud oral.

2. Mito: Es normal sangrar un poco a la hora de cepillarse.
Realidad: El sangrado de las encías es provocado con frecuencia por una enfermedad de las encías, como la gingivitis.  Si no se trata a tiempo, la gingivitis puede provocar una forma más seria de enfermedad de las encías conocida   como periodontitis.

3. Mito: Si se cepilla con regularidad, las caries desaparecerán solas con el tiempo.
Realidad: Aunque el cepillado adecuado, conjuntamente con el uso del hilo dental y el enjuague bucal puede evitar las caries, es necesaria la atención dental profesional para darle tratamiento a este trastorno.

4. Mito: Si se cepilla con regularidad, la gingivitis o enfermedad de las encías desaparecerá por sí misma con el tiempo.
Realidad: Además de un cepillado adecuado, el uso regular del hilo dental, el enjuague bucal y las limpiezas profesionales son rutinas importantes para prevenir y revertir la gingivitis.

5. Mito: Los enjuagues bucales refrescan el aliento, pero no logran nada más en términos de salud oral
Realidad: Hay una amplia variedad de fórmulas de enjuagues bucales que no sólo refrescan el aliento, sino también fortalecen el esmalte, blanquean los dientes y ayudan a combatir la placa, la gingivitis y los gérmenes que provocan la halitosis o mal aliento.

6.
Mito: Una salud oral deficiente no está vinculada a otras complicaciones de la salud.

Realidad: La salud oral no es algo independiente de la salud general. De hecho, algunos estudios indican que una salud oral deficiente puede estar vinculada a otras complicaciones de la salud como derrames cerebrales, enfermedades cardíacas y diabetes.

 

Fuente:  www.contexto.com

Dejar un comentario

Name*

Email* (never published)

Website