Cuida tus encias!

Cuida tus encias!

Es habitual que los pacientes piensen que sufren de un “problema” en sus encías, sólo y exclusivamente cuando presentan dolor. Pero nada más lejos de la realidad, pues  el inicio de la enfermedad peridodontal comienza incluso cuando observamos que nuestras encías sangran al cepillarnos los dientes. Este desconocimiento conlleva un retraso en el diagnóstico y tratamiento precoz de esta enfermedad, lo que la convierte en la principal causa de pérdida de piezas dentales en los ancianos.

A continuación os describo rápidamente por orden cronológico, las patologías más comunes a nivel de las encías:

El Sarro: Se trata de una sustancia pegajosa formada a base de minerales y restos de alimentos, que se endurecen por la acción de los gérmenes. Se deposita sobre los dientes y como consecuencia las encías inicialmente se  irritan, para posteriormente inflamarse y provocarnos hipersensibilidad dental. El motivo de su acumulación radica exclusivamente en el no cepillado diario de nuestros dientes. Además de esto, existen condiciones que lo favorecen, como puede ser el tabaquismo.

La Gingivitis: Es una inflamación reversible de las encías, relacionada directamente con la mala higiene oral y con la acumulación de alimentos, gérmenes y sarro. Los principales signos de esta enfermedad son el color rojo intenso de las encías, el mal aliento o halitosis y el sangrado de las mismas.

Por último se presenta la Periodontitis, denominada comúnmente piorrea. Es una enfermedad crónica e irreversible que puede cursar con una gingivitis inicial, para luego proseguir con una retracción gingival y pérdida de hueso hasta, en el caso de no ser tratada, dejar sin soporte óseo al diente. Se da más en la tercera edad y se debe a la falta de prevención y controles odontológicos tempranos. Los síntomas o signos son similares a la gingivitis, pero además presenta movilidad del diente y sensibilidad a los alimentos.

Recuerda que todos estos problemas en la encías son previsibles y tratables, pero para que esto sea así, debes realizar una higiene bucodental diaria y estricta con cepillo e hilo dental. Además también y no menos importante debes realizar revisiones periódicas con tu dentista como mínimo 2 veces al año.

 

Dra. Alicia Gutierrez Vivó

Dejar un comentario

Name*

Email* (never published)

Website