Cuida tu salud! Tu boca no está de oferta

Cuida tu salud! Tu boca no está de oferta

intrus1Desde el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM) ponemos en marcha la campaña “Tu boca no está de oferta” para proteger a los pacientes y concienciarles de la importancia de exigir una buena atención bucodental y ayudar a fomentar una Odontología de calidad.

El objetivo de esta campaña es lograr una buena calidad asistencial en beneficio de los pacientes y evitar las malas prácticas que pueden implicar un perjuicio para él así como un riesgo para su salud. Hay tres aspectos fundamentales que desde el COEM queremos destacar:

– NO AL INTRUSISMO

En Odontología existe el intrusismo profesional, es decir, personas que ejercen como dentistas sin serlo. No están cualificadas ni tienen la formación adecuada para tratar un problema bucodental. Por eso queremos recordar que la colegiación entre los dentistas es obligatoria y es una forma de garantizar que el profesional cumple con la titulación y requisitos legales para ejercer. Si un paciente solicita el número de colegiado del dentista, este tiene la obligación de dárselo.

2Pero además, queremos ir un paso más allá y pedir a los pacientes que, en caso de detectar un caso de intrusismo, informen al COEM a través de este formulario. Nos encargaremos de tomar las medidas legales pertinentes y evitar así una práctica que puede suponer un riesgo para la salud.
En la Comunidad de Madrid el número de casos de intrusismo profesional detectados se ha doblado en 2013 con respecto a los denunciados en el 2012. Desde el COEM realizamos un importante esfuerzo para combatir esta situación.

– NO A LA BAJA CALIDAD

Especialmente en la situación de crisis en la que nos encontramos, recomendamos prestar especial atención a los tratamientos que se ofertan con un precio excesivamente bajo, porque es posible que se están realizando con materiales de mala calidad o incluso que supongan un riesgo para la salud. Los materiales que se utilizan en Odontología son tecnológicamente muy avanzados y específicos y requieren de la calidad y durabilidad adecuadas. En definitiva, está en juego la boca y por tanto la salud de los pacientes.

– NO A LA PUBLICIDAD ENGAÑOSA

3En ocasiones, y fomentado también por la situación actual de crisis, se producen casos de publicidad engañosa con respecto al precio y al tratamiento. Hay veces en las que se acude al dentista con el objetivo de tratar un aspecto concreto con un precio determinado (ej. una caries) y finalmente el paciente acaba haciéndose otros tratamientos, en ocasiones innecesarios, y pagando mucho más dinero del que estaba previsto inicialmente. Desde el Colegio queremos insistir en que sea un dentista y no un comercial el que diagnostique al paciente y le explique el tratamiento que requiere y las pruebas o materiales necesarios para llevarlo a cabo y la duración estimada.

 

Estos son los tres aspectos que queremos destacar en nuestra campaña “Tu boca no está de oferta”,pero también forman parte del Decálogo para identificar una buena atención bucodental ya realizado por el COEM y que el paciente puede encontrar en muchas consultas.

Si estás pensando en hacerte un blanqueamiento dental te interesa esta información

En la actualidad, es fácil encontrar ofertas de blanqueamientos dentales a bajo coste y que ofrecen resultados milagrosos. Sin embargo, el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la Primera Región (COEM), advierte del riesgo que puede esconderse detrás de estas ofertas que incluyen tratamientos cada vez más agresivos, prometen aclaramientos dentales de alta eficacia en pocas sesiones y pueden causar graves efectos en la salud.

 

1

A la hora de realizar un blanqueamiento lo primero que se debe tener en cuenta es la utilización de agentes y técnicas capaces de conservar la vitalidad de las piezas dentales. Llevar a cabo este proceso utilizando productos inadecuados o en cantidades incorrectas puede acarrear efectos secundarios importantes para los pacientes como problemas en sus encías o sensibilidad dental.

 En qué consiste un blanqueamiento

 A pesar de existir diversas técnicas de blanqueamiento en el mercado actual, todas se basan en el empleo de dos tipos de agentes químicos: peróxido de hidrógeno o de su precursor, el peróxido de carbamida, que pueden aplicarse de diferentes formas. Los productos de blanqueamiento con una concentración ≤ 0,1% de peróxido de hidrogeno se pueden utilizar en uso doméstico o en otro lugares distintos a la consulta del dentista, pero en concentraciones >0,1 y ≤6% sólo puede aplicarlos un dentista.

 En cualquier caso, antes de realizarse un blanqueamiento, es importante que un dentista realice un diagnóstico previo. Después el paciente debe someterse a determinados procesos para eliminar así una parte importante de decoloraciones y placa bacteriana, y destruir en gran medida la necesidad de concentración y tiempo de utilización de los productos blanqueadores.

 publiCamTipos de blanqueamiento

 Actualmente se ofrecen blanqueamientos en diferentes establecimientos, pero es importante conocer quién prescribe y supervisa el tratamiento:

 ·   Blanqueamiento realizado o supervisado por un dentista. Existen diferentes posibilidades en función de cada caso, siempre será el dentista el que valore la mejor opción. Este blanqueamiento puede realizarse en la consulta, -cuando el paciente acude al dentista y es este el realiza el tratamiento-, o ser ambulatorio, en este caso el dentista valora al paciente, realiza los moldes necesarios e instruye al paciente sobre la forma adecuada de aplicar el producto, y es el paciente quien se aplica el tratamiento en casa.

 ·  Además de los blanqueamientos realizados por profesionales médicos, se pueden encontrar en el mercado productos comerciales destinados a blanquear los dientes, compuestos casi siempre a base de peróxido de carbamida de baja concentración, y de venta libre que son anunciados en diversos medios de comunicación. Estos tratamientos son poco fiables, ya que es el propio paciente el que decide su utilización sin ningún diagnóstico previo, sin control profesional por parte del odontólogo, lo que provoca que los riesgos adquiridos sean muy elevados y sus beneficios menores.

Realizarse blanqueamientos dentales sin supervisión médica puede provocar diversos efectos secundarios como alteración de la rugosidad de la superficie del diente, hipersensibilidad dentaria, difusión hacia la lengua, labios o mejillas así como ingestión accidental, afectación de estructura dentaria, afectación del nervio del diente, lesiones en mucosas y encías, etc

Para ello hay tres claves que deben tenerse en cuenta a la hora de realizar un blanqueamiento dental:

1.  Antes de realizarte un blanqueamiento, consulta a tu dentista de confianza

Los expertos desaconsejan realizar ningún tipo de blanqueamiento si no existe un diagnóstico previo en cuanto a etiología, estado general y bucal del paciente, con una valoración apropiada por parte de un odontólogo sobre las posibles indicaciones o contraindicaciones

 2.  No existe ningún agente blanqueador totalmente inocuo, por eso es fundamental la supervisión de un dentista

Las complicaciones y efectos adversos suelen ir directamente relacionados con el grado de concentración y tiempo de actuación del mismo, y, sobre todo, por el estado previo de la boca, por eso siempre debe valorarlo un dentista

 3.  Desconfía de la publicidad de tratamientos baratos que prometen resultados milagrosos

Algunos de los productos blanqueadores aceptados como cosméticos están poco estudiados y sus efectos adversos son muy considerables

Fuente:  coem.or.es

Dejar un comentario

Name*

Email* (never published)

Website